Cuando decidimos pasar las vacaciones de verano en Dubai, sabíamos que íbamos a un País donde la ostentación y el lujo era insignia nacional.

Y lo lo cierto es que una vez allí, no nos defraudó en absoluto.

De todos los países a los que he viajado, Dubai ha sido junto con La Polinesia Francesa, los lugares donde mejor me han hecho sentir.

El turismo que llega allí es un turismo de lujo, y estos países están “profesionalizados” en tratar con este tipo de viajeros, acostumbrados a un trato muy especial y personalizado.

Te hacen sentir que TÚ eres realmente importante para ellos, y que se van  a esforzar para que tu estancia sea realmente exquisita. Sin duda que nuestra estancia fue realmente exquisita.

Yo tenia mis dudas, dos mujeres solas viajando a un país con una cultura tan distinta a la mía, donde las mujeres van tapadas con sus túnicas negras  y los velos en la cabeza, que según sean mas o menos conservadoras los llevan sólo cubriendo el pelo, o con un velo mas fino sobre la cara . Las mas conservadoras llevan el burka.

Las mas jóvenes llevaban tan solo el velo cubriendo la cabeza El Hijab, e iban maquilladas  y los hombres llevan esas túnicas blancas hasta los pies, El Suriyah con  El kafiyyek en la cabeza.

Desde que aterrizas en el Aeropuerto internacional, te das cuenta que efectivamente todo está hecho con lujo de detalles, muy moderno y para que el viajero sienta que ha llegado a un país donde no hay cabida a la mediocridad.

Calor?

Bien, he de decir que pese a la temperatura que marcaban los termómetros, no tienes sensación de calor extremo, ya que Dubai no es una ciudad para visitar andando, paseando…

Llena de avenidas inmensas de 6 y 7 carriles para un intenso  trafico…no es una ciudad para recorrerla a pie.

Los desplazamientos siempre en taxi o coche con conductor personal, en nuestro caso…hacen imposible que tengas calor, ya que el aire acondicionado está en todos sitios. Recuerda! todo está pensado para que te sientas cómodo.

De hecho pasamos tiempo disfrutando del hotel donde nos alojamos y de su playa privada con una arena extremadamente blanca que hace que la protección solar SPF50 o más sea absolutamente necesaria.

Sólo visitamos  los Edificios emblemáticos, unas vez caída la tarde.

Dubai es conocido como la Capital de las compras del Oriente Medio.

Tan sólo en la capital existen  la friolera de unos 70 centros comerciales, y de entre ellos el mayor del mundo, el Dubai Mall, donde al tercer día de estar allí , pudimos vivir la finalización del Ramadan , y como ese centro comercial se llenaba de cantidad ingente de personas, comprando y sobre todo comiendo y bebiendo!

Y como era de esperar, compramos! Como no!

Louis Vuitton, Dolce&Gabanna, Hermés, Dior, Victoria Secrets, Cartier…y un sin fin de diseñadores y prestigiosas marcas internacionales abren allí sus tiendas…

He de decir que durante el Ramadan, nosotras no tuvimos ningún problema en beber y comer lo que quisiéramos dentro del hotel.

Y tampoco nadie nos dijo nada durante los días de Ramadan y posteriores por ir vestidas de forma Europea. No tuvimos que vestir de largo en ningún momento.Sólo te exigen taparte si vas a entrar a una Mezquita, pero al ser Ramadan a los que no profesan el  Islamismo les está prohibido el paso.

 

Por el Dubai Mall se paseaban jóvenes con sus túnicas negras y velos en la cabeza, perfectamente maquilladas, la mayoría con bolsos de diseñadores Occidentales,,, así como con zapatos también de firma.

Dentro del Dubai Mall, se sitúa el acuario mas grande del mundo… Dubai Aquarium& Underwater Zoo…IMPRESIONANTE!

Las entradas las podéis comprar allí, en el centro comercial Dubai Mall

También tienen dentro del centro, una pista de hielo, no pequeña… donde van a patinar.

La Torre Burj Khalifa, una autentica obra de ingeniería moderna . La torre mas alta del mundo!

La visitamos por la noche, las vistas de Dubai desde la planta 124 y la plataforma de observación exterior impresiona, ya que el suelo es cristal! No apto para los que tengan vertigo!,

Así como el espectáculo de luz y agua que ofrece la fuente de una de las entradas al Dubai Mall.

Estando allá, no podíamos dejar pasar la ocasión de visitar el famoso Hotel Burj Al Arab.

Impresionante tanto por fuera como por dentro.

Fuimos a cenar a uno de los también famosos restaurantes que tiene el hotel, nosotras elegimos el  Al Mahara,

Este restaurante está construido debajo del mar, de hecho para acceder a el, tienes que coger un ascensor que te desciende 2 plantas si mal no recuerdo.

Tomamos para cenar el Menú desgustación que constaba de 13 platos ; 5 entrantes, 5 platos principales y 3 postres. Excepto una especie de sopa que no me gustó en absoluto, los demás platos estuvieron bien, aunque no lo que se podía esperar de un restaurante así. El servicio , todo masculino, excepcional. De todo lo que tomamos, lo que mas me gustó como siempre los postres, soy una golosa perdida!    

Nosotras reservamos mesa en el Al Mahara desde España, hay varios turnos…

Para acceder a la entrada del Hotel Burj Al Arab, cuando llegas con el taxi has de enseñar tu reserva y decir tu nombre, así dejan que el taxi siga hasta la entrada del hotel.

Curioso es también que todos los taxis que llegan al Burj Al Arab son Lexus.

El ambiente es realmente relajante, cenar teniendo delante un inmenso acuario circular con todo tipo de peces nadando , a veces peces enormes…en fin… totalmente recomendable.

Dubai, un destino para disfrutar del lujo árabe.