Bora Bora, Polinesia Francesa. El paraíso existe y SÍ, está en nuestro Planeta!

Cuando decidimos hacer este viaje en realidad no entraba en nuestros primeros planes hacer Polinesia Francesa, ya que en en realidad queríamos haber ido a Australia, de hecho, teníamos ya los pasajes de avión “bloqueados” para que no subieran de precio. Pero de repente, nos dimos cuenta que en las fechas que íbamos a ir, allá en Australia sería invierno, y deseábamos hacer el desierto australiano, con lo cual desistimos .

Qué otro viaje podíamos hacer que nos apeteciera y tuviéramos los días suficientes para realizarlo? Porque estábamos dispuestas a hacer muchas horas de avión, y queríamos que fuese un destino de calor.

Ya está! Polinesia Francesa! Cuando llamamos a nuestra agencia a decirles que no íbamos a Australia, casi no les dejé hablar, ya que planificar un viaje de tantos días para Australia reservar hoteles, vuelos etc….lleva mucho trabajo, así que sin dejarles decir ni media, les propuse que si conseguían los vuelos necesarios para llegar a Taití, nos íbamos a Polinesia Francesa.

Ya lo creo que los consiguieron! Hoteles, vuelos etc… TODO!

Bora Bora Islas de la Sociedad

Llegar hasta allá lleva unas cuantas horas de avión, para ser mas exactos unas 21 horas desde Madrid,  más las horas de transito en los aeropuertos y cambios de aviones, en total estás viajando unas 27 horas, hasta tu destino final, Bora Bora.

Nosotras hicimos Madrid-París, París- Los Angeles, Los Angeles-Tahití y Tahití BoraBora.

He de decir que los vuelos fueron todos perfectos, y la espera entre un avión y otro apenas de una hora y media o dos como mucho, lo cual agradeces para estirar las piernas, ya que cuando llegas a Los Angeles ya estás cansada de avión.

Pero desde ya mismo os digo MERECIÓ LA PENA!

Algo que también nos alegró mucho es que facturamos equipaje directo a destino y teníamos 4 aviones por medio hasta llegar a BoraBora, con distintas compañías aéreas, Dios mío! podía pasar cualquier cosa con nuestras maletas. La gran pregunta ya sabéis cuan era verdad?

Llegaran nuestras maletas a nuestro destino?

Sí, llegaron!

Bora Bora

Traslado al hotel en BoraBora

Y llegamos a Bora Bora! Te ponen todo tipo de collares de flores de bienvenida, de las flores típicas de allá que huelen fenomenal.

Y sí, llegas cansada, pero fijaros en mi cara de felicidad en la embarcación que nos llevaba al hotel, porque eso sí, una vez llegas, olvídate de montarte en otro vehículo con ruedas, todo se hace por mar. Claro, son todo islas!

Y qué mejor lugar para descansar que ese paraíso!

Siempre lo digo desde que estuve allí, si me pierdo, que me busquen en BoraBora.

Desde que llegas a Las Islas de la Sociedad, el trato es de lo mas agradable y te das cuenta que es el AUTÉNTICO PARAÍSO.

Es de los destinos vacacionales junto con Dubai, donde me he sentido mejor atendida y tratada como visitante extranjera.

Fuimos en el mes de Agosto, allí es invierno. Un invierno fantástico que mantiene unas temperaturas con máximas de 28 grados  y es el mes con menos posibilidad de lluvias.

Esas temperaturas tan agradables, el entorno, el Pacífico Sur con esas aguas tranquilas y a la temperatura ideal… hacen de ese lugar del planeta Tierra, El Paraíso Terrenal.

 

 

Bora Bora

Aguas cristalinas

Bora bora

Aguas azul turquesa como el cielo

Nos alojamos en hoteles Sofitel.

Sofitel Bora Bora Marara Beach Resort y Sofitel Bora Bora Private Island.

Ambos excepcionales! El segundo situado en una  Isla Privada, de hecho el hotel ocupaba toda la isla.

 

marara becah resort bora bora

Marara Beach Resort

Sofitel Bora Bora Private Island

Bora Bora Private Island

Decidir un destino vacacional así, es decidir  abandonarse a la relajación, al descanso, a olvidarte del resto del mundo y a disfrutar de lo que te ofrece esa naturaleza tan maravillosa, ese clima tan estupendo y en definitiva disfrutar , tan sólo disfrutar.

Jamás se me olvidará ese cielo estrellado, de las noches totalmente limpias, ese ambiente sin un átomo de contaminación, todo luce distinto!

Las estrellas al estar en esas latitudes parecía que las podías alcanzar con las manos, y podías sin ninguna dificultad identificar cualquier constelación porque se veían todas! El cielo lo tenias encima, pero justo encima de tu cabeza, tan cerca que a veces daba vértigo mirar arriba.

Y a todo esto se le suma el rumor del agua, el aroma dulce de las “Tiaré” flor típica de La Polinesia que todas las mujeres llevan puestas en coronas sobre la cabeza o a un lado y esa paz que nunca he vuelto a observar en otros lugares del planeta.

Es cierto que hicimos un esfuerzo por instalarnos en estos hoteles, que desde luego os recomiendo, ya que en realidad no es un viaje “low costs” pero no lo es por todos los billetes de avión que has de pagar hasta llegar allá!

Está con respecto a España en las antípodas. La diferencia horaria es exactamente de 12 horas. Cuando allá eran las 10 de la mañana, en España eran las 22h.

Flor de Tiaré
Corona tipica de Tiaré

Las habitaciones de ambos hoteles donde nos hospedamos eran Bungalows Over Water. Desde tu cama puedes ver el Pacífico Sur, con dos terrazas una de ella descubierta desde donde puedes tirarte literalmente de cabeza al agua del Pacífico Sur.

Baño desde la terraza Bora bora

De cabeza al Pacífico Sur

Terraza Bora Bora
Terraza Bungalow

 

 

Debajo de mi el maravilloso Pacífico sur!

Vistas desde el interior

Vistas desde el interior del Bungalow

En el paraíso,  no hay discotecas, ni centros comerciales, vas a lo que vas, de hecho nosotras preguntamos en el primer hotel en el que estuvimos, por excursiones y nos dijeron que no había ninguna. Que el poblado donde vivía la gente que trabaja en los hoteles no tienen centros comerciales, ni tiendas, ni nada ningún monumento que merezca la pena ver.

Luego que haces allí? Evidentemente, disfrutar de las playas realmente paradisiacas, de la gastronomía, del trato excelente que recibes y por su puesto disfrutar de los deportes acuáticos que te ofrecen, siempre muy respetuosos con la naturaleza.

No cualquiera tenia permiso para tener una lancha motora por ejemplo para hacer Paraseiling. Son pocas y contadas.

El sol, siempre está en el mismo sitio. En España si tu vas a la playa, y pones una toalla en la arena ,has de ir cambiándola de posición si quieres que el sol te de siempre de cara, allá no.El sol siempre está arriba y no se mueve hasta que se hace de noche, y anochece  relativamente pronto.

Playa privada

Playa Marara Beach

playa privada

Jardines Private Island

plya marara beach

Playa Marara Beach 

Piscian Infinita en Bora Bora

Piscina infinita en el Marara Beach

Jardines en Bora Bora

Jardines del Private Island

Los que me conocen sabían que si ya antes de ir a ese viaje , había hecho puenting, como iba a dejar pasar la ocasión de hacer Paraseiling, y poder observar lo que se veía desde los 300m de altura a los que te suben.

Mantas raya , familias de tiburones, y otros animales acuáticos que no sabría deciros que eran porque era tanta la emocíón de estar allá arriba,observando esas aguas literalmente cristalinas con todos esos animales nadando que ni me paré a pensar que eran.  Por cierto una vez estas arriba no se oye ni el viento…en fin todo un lujo para los sentidos.

No dejéis de hacerlo por que es una autentica pasada!

 

Lo peor de este tipo de viajes sabéis que es verdad? Volver.

Porque hay que volver, si. Aunque apetece poco y nada. Y fijaros que a mi me encanta viajar, conocer sitios nuevos, culturas distintas, gastronomía desconocida hasta el momento para mi, pero siempre me encanta también volver a casa.

Bueno cuando estuve allá, no lo negaré, es que otra semanita me hubiera quedado sin ningún problema, incluso 15 días más, ahora que no nos oye nadie!

Todo esto lo pudimos hacer gracias a la profesionalidad y dedicación de mi agencia de  viajes de confianza, con la que he viajado a muchos países, y siempre, siempre han resultado viajes magníficamente organizados! Maria José la directora de la agencia tiene muchos años de experiencia en este ámbito.

Os dejo el link para que podáis contactar si os interesa.

Sí, el Paraíso existe! y está en nuestro Planeta!