Cuando aún conservamos nuestra fertilidad las fluctuaciones entre estrogenos, progesterona y andrógenos influyen hasta en nuestro humor.

Algunas se vuelven irascibles por unos días, otras melancólicas, otras pasan totalmente de sexo…y a casi todas se nos alteran las ganas de comer…sobre todo dulces!

Si nos altera todo esto…la piel también es diana de cambios…ahora veréis porqué.

De hecho tan decisivo es el Ciclo menstrual en la piel, que existen ciertas patologías dermicas relacionadas íntimamente con el.

Muchos de los efectos se ven claramente en los “desarreglos” que sufrimos las mujeres una vez llegamos al climatério.

Cuando la “perimenopáusia” nos ronda…comienzan los cambios.

Y cuando se instala la menopausia, cosa inevitable…

Los cambios en nuestra piel quedan instalados también de por vida.

Estrógenos.

Los estrógenos son importantes para el funcionamiento normal de varias estructuras en la epidermis y dermis.

Tienen que ver directamente con los estrógenos;

 La vasculatura, folículos pilosos, glándulas sebáceas apócrinas, las que generan olor y glándulas écrinas que generan sudor y también melanocitos.

En mujeres postmenopáusicas, los niveles bajos de estrógenos causan atrofia del colágeno y reduce el contenido de agua. 

Esto es así porque los estrógenos están asociados con la síntesis de colágeno, incremento del espesor de la piel y del contenido dérmico de agua por producción de ácido hialurónico.

Además de mejorar la función de barrera cutánea y de curación de heridas.

Los estrógenos estimulan la melanogénesis, que junto con la tiroxina estimulan los melanocitos, haciendo posibles las hiperpigmentaciónes premenstruales.

Si estuviste embarazada, probablemente tu linea alba se oscureciera, así como tus pezones…

En algunos casos el caos es total , melasma del embarazo, también causado por lo mismo.

Progesterona.

Los efectos de esta hormona no están tan claros…

Durante la segunda fase de la menstruación, existe un incremento de la vasculatura e incremento de la producción de sebo, lo que ha sido atribuído al efecto de la progesterona.

El diagnóstico de esta patología ,que evidentemente debe ser diagnosticada por un profesional, se basa en la apariencia de lesiones cutáneas recurrentes en relación al ciclo menstrual

De este efecto te libras una vez llegas a la menopausia.

También si sufres este tipo de patología, suele mejorar durante el embarazo.

Andrógenos

La testosterona, que es un tipo de androgeno es uno de los principales causantes del acné en las mujeres menopaúsicas.

Con el aumento de los niveles de testosterona, la piel produce más sebo, una sustancia aceitosa que puede bloquear y obstruir los poros de la piel.

De hecho las espinillas no son sólo cosa de adolescentes.

El acné también es común entre los adultos, especialmente en las mujeres que pasan por la menopausia.

La renovación celular ralentizada hace de las pieles femeninas en este estadio, un buen caldo de cultivo para accesos , espinillas y granitos.

Una buena higiene y exfoliación  es primordial para ponerle difícil la aparición!

Gracias por leerme. Comparte si te ha gustado!