Dormir poco

Dormir poco y mal, esa es la cuestión!

Con el paso de los años y la maravillosa menopausia, dormir poco y mal…a ratos, despertándose por los “sudores nocturnos” y por el insomnio que nos produce la llegada del climaterio…

Nos afecta definitivamente. Tanto es así que muchas mujeres optan por saltarse la cena.

Craso error! Eso sólo contribuirá a que te desveles con mas facilidad…y asaltes tu despensa!

Según los expertos, más de lo que podemos pensar,cada vez hay una mayor evidencia de que descansar mal puede contribuir al exceso de grasa corporal.

Podríamos pensar que si dormimos menos horas nuestro gasto energético total se incrementa …

Así, no solamente no deberíamos ganar peso sino que incluso deberíamos perder kilos!

Entonces, ¿cómo se explica que se gane peso corporal?

Acostarse por norma a las tantas, te hará querer ir a visitar el frigorífico, y probablemente terminar comiendo mas de la cuenta!

Veamos que hay por aqui...

Dormir poco y mal tiene una influencia decisiva en tu ganas de comer, en tu capacidad de permanecer activa y lo mas importante…

Influye negativamente en dos hormonas claves: la leptina y la grelina!

La primera disminuye el apetito y la segunda lo aumenta.

Además, cuando dormimos poco y estamos cansadas, solemos comer alimentos muy calóricos, dulces cargados de azúcares, y comidas con grasas trans.

Porqué? Bueno, simplemente es un mecanismo psicológico de “recompensa” por el mal rato que estás pasando.

Glups!

Me has pillado!

 Para dormir bien los expertos suelen recomendar cenar proteínas, porque tienen más efecto saciante.

Irse a dormir recién cenado tampoco es aconsejable, deja pasar al menos una hora y media.

Las verduras, mejor cocinadas (cocidas) que crudas porque se digieren mejor.

Antes de ir a la cama, una infusión caliente nos reconfortará el estomago y conseguirá que caigamos en brazos de Morfeo, durmiéndonos con mas facilidad.

Gracias por leerme. Comparte si te ha gustado