La Realidad siempre supera la Ciencia ficcion

 La realidad siempre supera la Ciencia ficción, diría yo.

Y nos dicen: Yo me quedo en casa. Quédate en casa.

Te habrías imaginado esta situación? Ni Nostradamus creo yo!

En esto días donde hacemos cabalas sobre todo lo que está aconteciendo, donde tenemos tiempo de sobra para realizar lo que siempre hemos deseado…

Estar mas con la familia ( ahora un mes mañana tarde y noche), leer ( La enciclopedia Espasa se te quedará pequeña), bricolaje, cocinar, o simplemente DES CAN SARRRR…

Nos quejamos y empezamos a echar de menos todo aquello por lo que tanto nos quejabamos hace 15 dias!

Benditas las prisas de las mañanas en donde no llegas a nada, los tacones que tanto te incomodaban y lanzabas al mismo entrar por la puerta como si les quisieras devolver con ese golpe, el dolor que te habían infligido…

Benditos los telefonos moviles sonando sin parar una y otra vez, a los que atendías malhumorad@, benditas todasss las reuniones a las que soliamos asistir en la semana, los viajes de trabajo durmiendo fuera de casa ( dios como desearía dormir en mi cama),  Bendita comida de bar de carretera donde te codeabas en la barra con gente desconocida con la misma prisa que tu, y a la que no dirigías ni una palabra…

Y, benditos todos los cafés tragados en dos sorbos ¡te estaban esperando!, para seguir teniendo energía suficiente…

  Incluso echas de menos verle la cara al jefe, si, a ese que deseabas dejar de ver por un tiempo, si no, dejar de verlo para los restos!

Luego, de que nos quejamos ahora?

Porque unos diciéndolo y otros pensándolo…a todos nos tiene trastocado el confinamiento:  que si estoy harta de este tiempo, ( yo misma), que si que cansado es descansar tanto, que si adiós la operación bikini, que si ojala me hubiera pillado en la playa ( algunos pensaron que eran unas vacaciones)…

Que vaya rollo: se han suspendido todas las competiciones deportivas, no hay futbol! Glups! No hay tenis!,  ni baloncesto, ni natación, ni nada de nada.

 Los humanos somos así. Dejamos de interesarnos por las cosas cuando las tenemos o simplemente no las apreciamos en su totalidad.

Aunque yo le quiero encontrar algo de explicación : todo lo impuesto, todo lo que no hacemos por propia voluntad, nos molesta, sino es que nos pillamos un enfado del 15.

Y digo todo! O sino piénsalo: Si te obligan a comer…te fastidia, si te obligan a no hacerlo o a comer solo algunas cosas, también.

Si te obligan a salir todas las noches, al final, termina cansándote.

Y voy mas allá: Si te obligan a tener sexo si o si…algo que pareciera a priori tan deseable, terminarías negándote o excusándote, cansándote.

Porqué? Porque lo que mas amamos es nuestra capacidad de decisión, nuestra libertad!

Yo siempre he apreciado mucho mi independencia, que ahora veo, confundía con libertad.

Ahora aprecio mi independencia y Mi Libertad en el mas estricto sentido de la palabra y mas concretamente, en su segunda acepción del diccionario:

Estado o condición de la persona que es libre, que no está en la cárcel ni sometida a la voluntad de otro, ni está constreñida por una obligación, deber, disciplina, etc.

El otro día le comentaba a una de mis hijas por videoconferencia que ahora podía hacerme una idea de lo que era estar en una cárcel.

Y eso que estoy en una “cárcel de oro” con régimen especial abierto, porque tengo un terraza grande, una perra y salgo a comprar una vez a la semana!  Aunque cuando llego al supermercado, las caras son todas serias, algunas inquisidoras o,  en su la mayoría, cabizbajas y de tristeza y preocupación.

Dicen que la realidad siempre supera a la ficción, en esta ocasión la realidad ha sido nominada y finalmente ha ganado el Oscar a la mejor película de Ciencia ficción.

 Por supuesto, el Oscar a el actor y actriz revelación “goes to”…

Todos y cada uno de nosotros, por una interpretación ESTELAR.

Esta “pelicula” quedará en la memoria de todos nosotros, por los siglos de los siglos.

Y para terminar, como siempre me gusta ver algo positivo: espero poderselo contar a mis nietos junto a mis hijas.

Y tu, que opinas?

Gracias por leerme. Comparte si te ha gustado